aprender a programar. El caso de éxito de Marissa Mayer

Aprender a Programar: El mayor éxito de Marissa Mayer

En un entorno de constante y elevada presencia masculina, como es el del sector de la Informática, la sola sugerencia de una potencial mezcla de rubias e informática sería, sin duda, objeto de infinidad de bromas sobre la inalcanzabilidad del éxito. Menudo cóctel, ¿no? Parece como si se tratase de dos características completamente incompatibles o algo así…

Pues bien; hoy quiero hablarte del caso de éxito de Marissa Mayer, la rubia ingeniera CEO de Yahoo, que es capaz de echar por tierra cualquier chanza de género en este aspecto.

Y es que esta “rubia” no solo es una ferviente seguidora de las marcas de alta moda, sino que también resulta un modelo a imitar incuestionable para todo aquel que desee aprender a programar con éxito y destacar en el aparentemente complejo universo de la informática.

Una geek de pura cepa

Hija de un ingeniero ambiental y de una maestra de arte finlandés, Marissa Mayer entiende que su pasión por la programación es superior a su condición femenina. Marissa no se refiere a sí misma como mujer; prefiere, simplemente, autoproclamarse geek.

Sin embargo, todos reconocen a esta ingeniera informática norteamericana recibida en la Universidad de Stanford y actual presidenta de Yahoo!, nacida el 31 de mayo de 1975 en Wausau, Wisconsin, como la mujer más poderosa de Silicon Valley.

Cuando sus primeras clases como profesora de programación en su universidad la pusieron al frente de grupos de jóvenes que deseaban aprender a programar, se desencadenó en Marissa una verdadera pasión por los ordenadores.

Primeros pasos en Google

Una joven Marissa de 24 años se convirtió, en 1999, en la empleada número veinte y en la primera ingeniera de Google, el buscador más potente de los últimos tiempos, y actual gigante de la industria tecnológica.

Su genio matemático, su perfeccionismo extremo, su memoria extraordinaria, su potencial para la inteligencia artificial y su excelente ojo para la usabiilidad pusieron en marcha aplicaciones tales como iGoogle, Google Image Search, Google News, Gmail o Google Street View, entre otras.

aprender a programar. el caso de éxito de Marissa Mayer

Marissa Mayer durante su época de ingeniera en Google

Y de pronto, en julio de 2012…

La talentosa Marissa Mayer deja Google para tomar entre sus manos una “patata” muy caliente, un verdadero desafío: convertirse en CEO de Yahoo!, uno de los buscadores pioneros de Internet, en medio de una crisis interna desatada dentro de un escenario incierto, competitivo y turbulento; escenario que le hubiera aplacado las agallas al informático más audaz, pero que, a nuestra protagonista, solo ha logrado infundirle la adrenalina en la que ella se desenvuelve como pez en el agua.

Y, como si fueran pocas las emociones, el mismo día del desembarco en su nuevo puesto de trabajo, la ingeniera anuncia su primer embarazo, causando un enorme revuelo a nivel laboral y legal, levantando tanto críticas airadas como vehementes defensas por parte del sector femenino al declarar que su estado y su próximo parto en octubre no interferiría de ningún modo con sus responsabilidades para con la empresa. Lo que se dice, una mujer de carácter; ¡claro que sí!  🙂

Marissa Mayer, CEO de Yahoo!

Marissa Mayer, CEO de Yahoo!

Conclusiones

Si quien está leyendo este artículo es un informático de esos que se creen los príncipes de la programación, le diría que bajase un poco esos humos y prestase un poco de atención a lo que está sucediendo en muchas compañías de referencia del sector… En este territorio, como te habrás dado cuenta, también existen las reinas… ¡Y muy bellas e inteligentes, por cierto!

Si, por el contrario, eres una joven, moderna y muy “trendy”, con un poco de miedo de internarte en “aguas masculinas”, pero con muchas ganas de aprender a programar, ten muy presente la siguiente frase de Marissa Mayer:

Si puedes encontrar algo que realmente te apasione, el que seas hombre o mujer no tiene nada que ver. La pasión es una fuerza de la neutralización de género.

aprender a programar. El caso de éxito de Marissa Mayer

Marissa Mayer, portada de la revista Fortune

Así que ya sabes, si eres una chica y estas leyendo esto, o si tienes alguna hermana, prima, o conoces a alguna chica a la que le pueda interesar, comparte este artículo para que ellas también puedan subirse a este tren llamado ‘programación’ que viene cargado de interesantes oportunidades de futuro para tod@s.

Opt In Image
¿A ti también te gustaría protagonizar una historia como la de este artículo?
Esto te interesa...

¡Ya está disponible nuestro Curso Online GRATUITO!

4 Comentarios. Leave new

En serio? Es necesario un artículo así? Soy ingeniera informática, soy rubia (natural) y creo que este tipo de artículos no hacen más que avivar los tópicos, me parece hasta machista. Es una mujer de éxito, con carácter, perfecto. Qué hay de relevante en que sea rubia? Nunca llegaré a entender ésto. Que sea rubia y de éxito es el reclamo para motivar a la gente? Esto es como decir “si una rubia guapa puede, tú también!”…Te sigo desde hace tiempo, pero ésto me ha desconcertado sobremanera. Un saludo.

Responder

Hola Tania:

Este artículo lo incluí en la categoría en la que hablo de casos de éxito que puedan resultar de inspiración para todos aquellos que se aproximan a este mundo (sean chicos o chicas). Por eso, no entiendo muy bien que lo califiques como “machista”.

Hasta ahora, todos los artículos mostraban el caso de éxito de varios chicos (nada intencionado, te lo aseguro), ya que los inicios de las principales compañías tecnológicas estuvieron casualmente protagonizados por chicos jóvenes. Hace poco, una seguidora del blog me escribió y me dijo: “He observado que todos los casos de éxito que cuentas son todos de hombres, ¿es que no hay ningún caso de mujer programadora de éxito?, ¿podrías incluir alguno?”

Así que le contesté y le prometí que iba a buscar algún caso de alguna referente que fuese mujer, y lo incluiría en un próximo artículo. (De hecho, esta chica me escribió después para contarme que le había encantado el caso que había incluído).

Respecto a lo de “rubia” es sólo eso: una referencia al absurdo tópico que señalas. Tan sólo pretendía, en tono de humor, resaltar precisamente el contraste de este caso concreto con ese tópico. Nada más que eso. Te aseguro que no tengo nada en contra de las rubias (ni naturales, ni de ningún otro tipo). De hecho, mi hermana es rubia (…y yo también!!)

Lamento si te has sentido ofendida por cualquier motivo; te aseguro que no era mi intención importunar a nadie (más bien todo lo contrario!).

Y es cierto que, quizás, pudiera haber escrito este artículo de otra manera más seria, técnica, aburrida, o políticamente correcta… pero no es mi estilo. Hace tiempo que decidí encontrarle el sentido a mi vida, apartarme de todo tipo de camino marcado o auto-impuesto, y buscar mi propia voz para expresarme con total libertad.

Un saludo,

Julio.-

Responder

Me ha parecido un artículo genial, entretenido, vamos y en ningún momento he visto ninguna falta de respetio hacia nadie. Al igual que confirmo mi teoría, alabas a una mujer como Marissa y eres un machista really? viva la gente open-minded… si opinas eres un machista, si no opinas también…
Trabajo con mujeres programadoras, y en ningún momento hago ningún tipo de distinción por sexo, las trato al igual que los hombres, de ahí la palabra igualdad para mi.

Hola Alex!
Gracias por tu comentario.

Es cierto que en ocasiones ponemos levantar ciertas sensibilidades e incluso llevar a levantar algunas ampollas con nuestros comentarios y formas de expresarlo (aún sin ser esta nuestra intención).

Quizás sea, como bien dices, por no prestar demasiada atención ni hacer distinciones en ningún caso…

Un saludo!

Julio.-

Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *