Facebook mark zuckerberg tecnología informática

Facebook y cómo su creador nos hizo más SOCIALES

En el año 2004, un jovencísimo Mark Elliot Zuckerberg, alumno de la prestigiosa Universidad de Harvard y destacado exponente de los informáticos actuales, daba inicio a toda una epopeya dentro del eternamente creciente universo de Internet.

En medio del auge del MSN, el joven Zuckerberg, atento a la importancia que los seres humanos otorgamos a las relaciones sociales, concebía una nueva forma comunicacional dentro del ámbito académico de Harvard: la archiconocida red social Facebook de la que tú, muy probablemente, formas parte.

La historia de la red social más popular de todos los tiempos…

Los inicios de la famosa red social son más bien recientes; la misma surge el 4 de febrero del año 2004 como una forma absolutamente innovadora de aunar viejos y nuevos amigos mediante una plataforma de comunicación en la que fuera posible compartir vivencias, tanto de la vida académica como de la personal.

En torno a este novedoso y revolucionario concepto que actualmente aún se vale de elementos tan personales como la publicación de estados y fotografías particulares, la posibilidad de etiquetar a los amigos y de realizar comentarios al respecto, fue creándose una red de contactos cada vez más amplia.

Logo de Facebook

Al principio, se sumaron a los usuarios de Harvard alumnos de otras universidades norteamericanas y también de numerosas escuelas secundarias hasta que, con el tiempo, cualquiera que tuviese una cuenta de correo electrónica podía convertirse sin problemas en un miembro activo de Facebook.

Para el año 2007, la red social había sido extendida, gracias a traducciones aportadas por los mismos usuarios, a diversos idiomas. Los primeros en participar fueron el francés, el alemán y el español.

El día 18 de mayo de 2012 constituye otro hito dentro de la historia de Facebook: ese día, la empresa de Mark Zuckerberg comienza a cotizar en la bolsa norteamericana con un valor de 80.000 millones de euros, convirtiéndose en la primera empresa “virtual” en alcanzar esta instancia.

Para esto, el visionario Zuckerberg ya había decidido la estratégica adquisición de Instagram, excelente herramienta capaz de vincular a la red con otras redes sociales, a la vez que innumerables aplicaciones de juegos online captan la atención de miles de usuarios; entre ellos, su hijo predilecto el Candy Crush.

No todas fueron rosas…
Claro, todos sabemos que, en el camino de los informáticos, esta frase se vuelve una constante. Zuckerberg tuvo que enfrentarse a una demanda por robo de ideas presentada por antiguos compañeros de estudio que le costó 65 millones de dólares. Otro de los obstáculos de compleja resolución es el tema de la privacidad, problema que requiere de continuo estudio y perfeccionamiento, y que ha tenido en “jaque” a la compañía en varias ocasiones.

Para los que aún no la hayáis visto, os recomiendo la película La Red Social, del director David Fincher y el guionista Aaron Sorkin. Se trata de una película que muestra que no se hacen 500 millones de amigos sin ganarte algunos enemigos. 

 

 

¿Te ha gustado el artículo? Entonces compártelo con alguien a quien también le pueda gustar.

Opt In Image
¿A ti también te gustaría protagonizar una historia como la de este artículo?
Esto te interesa...

¡Ya está disponible nuestro Curso Online GRATUITO!

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *