informáticos trabajo informática

Informática: La profesión sin horarios

Los informáticos tienen que ser personas auténticamente vocacionales, pues las horas que van a dedicar al trabajo van a ser, sin duda, MUCHAS.

Cualquiera que forme parte del gremio de los informáticos debe saber que su presencia en la empresa está asumida como constante. Mientras haya alguien utilizando un ordenador o una máquina, puede ser requerido en cualquier momento y, preferentemente, cuando es la hora de salir, sobre todo si es fin de semana y más aún si ha hecho planes: la ley de Murphy siempre se cumple.

En muchas ocasiones, son los primeros en llegar por la mañana, para asegurar que el servidor funciona correctamente, que las copias de seguridad se han realizado y que todo está listo para que los demás puedan trabajar. Que llegue antes por la mañana no quiere nunca decir que se va a poder ir primero por la tarde, pues esas horas extra que exige la informática, nunca son consideradas como tales, con lo que nunca se pagan.

Son constantes los momentos en los que la informática juega malas pasadas a los técnicos y siempre en ocasiones especiales, en las que hay que entregar un documento urgente o es imprescindible acabar un trabajo. En estos casos, la presencia del experto en informática es también una constante y, no solo eso, sino que en ocasiones asume la responsabilidad de que todo se solucione en tiempo y forma.

Y lo mejor es asumir esta situación y llevarla de la mejor manera posible, pues es la única opción permitida ante las veladas amenazas de poner a otra persona en ese puesto o ante las continuas lamentaciones referidas a la mala situación en la que se encuentra la empresa.

Los informáticos en una empresa son, además, esa persona a la que cualquiera acude para pedir consejo sobre un ordenador personal que se ha llenado de virus o sobre un ordenador que ha dejado de funcionar y al que amablemente los compañeros solicitan que le eche una ojeada.

Las horas de trabajo, muchas veces continúan en casa, pues siempre queda una presentación de última hora que retocar, algún documento que actualizar en la página web o alguna programación que acabar, pues en la empresa nunca hay tiempo para eso.

De todas formas, si se logra superar el estrés diario, nada resulta más satisfactorio que conseguir que todo funcione alrededor y esa sensación de sentirse el responsable de ello.  😉 

 

¿Te ha gustado el artículo? Entonces compártelo con alguien a quien también le pueda gustar.

Opt In Image
¿Cansado ya de aguantar situaciones como la de este artículo?
Esto te interesa...

¡Ya está disponible nuestro Curso Online GRATUITO!

Tags:

1 Comentario. Leave new

¿Sobra trabajo en el rubro y resulta que hay que tener miedo de que te echen por querer cobrar las horas extras que probablemente no querias hacer? ¿Y se incentivamos a que los profesionales exijan el dinero que les corresponde por las horas extras?

Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *