informáticos consultoras informática

Informáticos a precio de GANADO!

Que tener un cerebro superior a la media, o pasarse un buen puñado de años en la Universidad no asegura trabajo en España lo atestiguan miles de ingenieros que abandonan nuestro país, con pocas ganas de volver. Pero, si la informática es lo tuyo y has conseguido un puesto adecuado habrás observado que el panorama ya no es tal y como lo pintaban al principio del milenio, cuando bancos, compañías y administraciones públicas empezaban a informatizarse y externalizarse, contratando estos servicios a grandes consultoras que pagaban bien a sus empleados.

La realidad hoy es bien distinta y bajo la “piel de cordero” de ese pomposo nombre de “consultoras” se esconden los lobos insaciables de las llamadas “empresas cárnicas”, una especie de mercado de esclavos que vende como mercancías a los informáticos que ha contratado. Éstos cobran de la consultora, pero todo su trabajo se realiza en las instalaciones del cliente, bajo sus órdenes directas y con material proporcionado por éste.

Y suerte tendrás si no acabas en sus manos, porque casi un 90% de la actividad informática nacional se desarrolla bajo esta peculiar forma de contratación, pues lo cierto es que tan alta oferta de “consultoras” se corresponde con alta demanda de clientes que solicitan informáticos en esta modalidad de outsourcing o subcontratación.

Alicientes no faltan a los clientes, porque la progresiva precarización del empleo, con los efectos demoledores de la crisis, les ha orientado hacia estas “cárnicas” que aseguran sueldos bajos, despidos fáciles y condiciones muy favorables al empresario. Los clientes, privados o administraciones públicas, se las arreglan para renegociar la contratación anual a la baja y las rebajas las paga el trabajador. Más horas por menos remuneración y el sueño de conseguir ingenieros a precio de becarios.

Curiosamente, los expertos suelen coincidir en que el outsourcing acaba saliendo caro a las empresas que recurren a esta contratación, porque se hacen cargo de sueldos, impuestos, seguridad social, vacaciones y bajas, además del margen de beneficio de la “consultora”.

Son otras, sin duda, las razones que impulsan a mantener el modelo. Sin dejar al margen las ansias de poder de esas personas grises en su empresa a las que cautiva sus sentidos el ser dueños y señores de sus departamentos, manejar al mayor número de personas, como esclavos modernos a los que solo falta exigir que les llamen “bwana” y poder despedirlos libremente, sin las trabas a que les somete la legislación.

 

¿Te ha gustado el artículo? Entonces compártelo con alguien a quien también le pueda gustar.

Opt In Image
¿Cansado ya de aguantar situaciones como la de este artículo?
Esto te interesa...

¡Ya está disponible nuestro Curso Online GRATUITO!

Tags:

11 Comentarios. Leave new

En realidad los gastos de las empresas por el pago del outsourcing son menores, pues cotizan de forma diferente a la habitual.
Luego están los más que conocidos compadreos entre antiguos directivos de una gran empresa, que montan una Consultora que pasa a proporcionar personal a su ex-empresa (con los acuerdos bajo cuerda que puedan existir).

La ventaja de poder reducir plantilla sin que tengan que hacer un Ere, el poder de ‘abusar’ de la gente que subcontratan porque sus empresas no les defienden ante los sobre esfuerzos, el saber que esa gente no se puede sindicar porque no son empleados tuyos por lo que no tienes que preocuparte de negociaciones o revisiones salariales.
Luego la consultora de turno con decir eso de ‘es que el cliente no me sube tu tarifa y no tengo margen’, excusa las no subidas de sueldo y se olvida de ti.

Y todo con la complicidad del Estado, que permite una cesión ilegal de trabajadores (en la mayoría de los casos así es) disfrazada de subcontratación.

Ahora, lo que están consiguiendo es que cada día sea más y más difícil encontrar profesionales, porque muchos terminan por dejar la profesión y la profesión termina por ser tan poco atractiva que cada día llega menos gente nueva.

Responder

Buen articulo, pero nada nuevo, no hace mas que contar la verdadera situación que se vive en TI desde hace años.
Esta misma descripción que haces en el artículo explica perfectamente por que los gobiernos invierten dinero en que la gente aprenda a programar sin más…¿Quien pensais que va a ser la mano de obra barata del futuro proximo?

Responder

Desgraciadamente esta situación es así desde hace muchísimos años cuando inventamos nuestro modelo de negocio, dejamos la informática en manos de empresarios en lugar de en manos de desarrolladores y convencimos a todos que la programación es fácil y cualquiera puede hacerlo.
Lo malo es que llega un momento que no tienes donde elegir. Si te fijas en las grandes empresas españolas son todas de outsourcing a las que interesan precios bajos y no generar negocios paralelos o innovar. Es extremadamente difícil encontrar una empresa de desarrollo en España que realmente ofrezca su propio producto.
Pero desengañémonos: el problema no es de las empresas si no de los trabajadores. Si seguimos creyendo que el sueldo que nos pagan es el que nos merecemos y seguimos aceptando contratos de 8 horas transformables en 12 sin quejarnos no vamos a conseguir sacar nuestra profesión del hoyo en el que está metida.
Si lo deseas, puedes ver un artículo similar a éste en mi Web http://goo.gl/q1h6Eg. Lamentablemente tampoco tiene visos de cambiar a menos que seamos nosotros quienes modifiquemos nuestra conducta.

Responder

Hola Manuel, Eloy y jbautistam. Gracias por vuestros comentarios!

Es cierto que la situación en este país es algo “especial”. Las grandes empresas a las que tanto les gusta alardear de máximos exponentes de innovación y desarrollo tecnológico, son en realidad simples empresas de servicio (como todo en este país), que no están nada interesadas en innovar ni hacer que la tecnología avance desarrollando sus propios productos, sino más bien en “arrimarse” a algún gran cliente (si puede ser el Estado, mucho mejor), ofreciéndole “sus servicios” y experiencia (experiencia que en la práctica aportan los becarios en muchos casos, ya que si no no le salen las cuentas a la empresa consultora…).

No obstante, aún siendo esto cierto, no es menos cierto que actualmente todos (como sociedad) dependemos de la tecnología y esta está presente en todas nuestras rutinas cotidianas (en los trámites con las AAPP, en las transacciones bancarias, en cualquier comercio, en las reservas que hacemos de vuelos y hoteles…). Y esto no va a parar ya nunca; al contrario! En el mundo hay una demanda mucho mayor de ingenieros y de gente que sepa programar de la que jamás se podrá satisfacer. Así que todos nosotros nos encontramos en una posición privilegiada respecto del resto de profesiones. Quizás lo único que tengamos que hacer sea “re-inventar” esta profesión y olvidarnos un poco de la manera en que se hacían las cosas en el siglo pasado.

Un saludo,
jL

Responder

Vivimos en un país donde un ingeniero que aspira a un buen puesto laboral (estable, bien remunerado, acomodado,…) apenas tiene estas 5 opciones:

A. Asumir varios años en “carnicería”, demostrando que no es “problemático” (“sí, bwana”) y que es muy rentable para una “buena empresa final” que finalmente le concederá su deseo: contrato indefinido como trabajador de esa empresa.

B. Asumir que pasara el resto de su vida de “carnicería” en “carnicería”, eligiendo al mejor postor tras demostrar una importante valía para clientes finales (“planchando huevos, friendo camisas y capeando toros sin cuernos”).

C. Apoyarse varios años en la perversión que le rodea hasta encontrar una oportunidad (de dudosa honorabilidad) que aporte el “tesoro” buscado.

D. Buscarlo en el extranjero.

E. Construir el puesto laboral desde cero (autónomos/PYMEs), asumiendo que jugará a la ruleta rusa por un tiempo indefinido.

Algunos echan la culpa a directivos y altas esferas. Habría que ver que harían esos críticos si de sus decisiones dependieran los beneficios de la empresa y la gente que los mantiene en lo “alto”.
Otros culpan a la inacción y “dejar hacer” de los trabajadores. Habría que ver como actúan esos otros críticos si su “pan” y el de su familia dependiera de decir “sí buana” o no hacerlo.

Ahora bien, actualmente casi el 20% de la población activa ya son autónomos, más de medio millón de personas han emigrado buscando mejor suerte en el extranjero, el número de empleados en “carnicerías” baja poco a poco,…¿Anuncia esto un cambio en el sistema?

Responder

Totalmente de acuerdo con tus observaciones.

Respecto de las causas: ausencia de una profesión regulada, confusión de los roles y como no el ADN de nuestro país: el cohecheo ya sea porque es entre privados (el ejemplo de los exdirectivos o simplemente de los amigos y el sobre con el procentaje cada més) o entre funcionarios y privados (no olvidemos que el mayor demandante de servicios es la AAPP y las técnicas para el mamoneo más a llá de la aparente legalidad de los consursos están ya inventadas).

Empecemos por el principio: . De qué servicios informáticos hablamos? solo programar?, es ser informático saber tirar líneas de código? el aparejador el oficial de albañil?…

La mayor parter del outsourcing en desarrollo o administración de sistemas es en realidad outtasking eso implica la cesión del trabajador para que se integre ne la empresa cliente y bajo sus órdenes, la responsabilidad del trabajo es de lcliente osea negocio limpio yo le contrato, te lo vendo y si no te gusta me lo cargo … Formación, carrera profesional, apoyo 0 en la otra cara de la moneda horas gratis, uso de recursos propios … que os voy a contar.

Peor esta forma de proceder hace que la calidad de los trabajos descienda de forma exponencial encontrándose absurdos como por ejemplo programar una aplicación de mantenimiento por personas que no saben que es un modelo de datos, joder y hasta funciona en tablas planas pero no escala…

Que en e lfututro todos seremos autónomos? peor me lo pones, el trabajo te lo subcontratará la cárnica, no te pagará con cualquier excusa y meterás no 12 sino 36 horas cada día… al tiempo

Responder

Este es un mundo complicado. Trabajo en el servicio de informática de una administración pública de una comunidad autonómica, formado por unas 80 personas. Los aplicativos se compran fuera, una parte importante del soporte de primer nivel (atención telefónica a usuarios) y el soporte técnico de segundo nivel y la asistencia in-situ de los centros periféricos también los lleva una empresa externa. ¿Qué hacemos nosotros?. Pues básicamente, poner los ordenadores e impresoras, cambiar contraseñas de usuarios cuando se les olvidan y hacer de enlace entre las peticiones que nos llegan y encargarnos de poner la incidencia a la empresa que nos da soporte. ¿Por qué no hacemos nada más (análisis y desarrollo de aplicativos, administración de servidores y bases de datos, auditoría de logs, …). La explicación es que somos una entidad grande formada por personas de diferente formación y nivel de conocimientos. Se ha intentado llevar el control completo de alguna de estas funciones pero la realidad es que no ha funcionado, no tenemos ni los conocimientos ni la experiencia para garantizar el servicio así que dependemos de la empresa externa. ¿Lo hacen bien?. Los usuarios no están del todo contentos pero creo que si esta empresa lo estarían mucho menos. El problema en nuestro caso es la falta de control y seguimiento de la actividad realizada por las personas, lo cual se traduce en un alto porcentaje de ineficiencias y tiempos de inactividad.

Responder
Alberto Latorre
10 diciembre, 2014 9:45 am

Completamente de acuerto con Antonio. Estas empresas no hacen más que cesión. Los informáticos deberíamos denunciar más por cesión ilegal. Yo ya conozco a mucha gente que lo ha hecho y todos los casos se ganan.

Aunque realmente la culpa la tienen los legisladores, que no tienen voluntad de acabar con la subcontratación, en Informática y en otros ámbitos.

Responder

A mi modo de ver en esta ecuación hay 3 variables: El morro, el desconocimiento y la falta de conciencia de grupo.
El peor de todo es el desconocimiento. Un tío con mucho morro pero sin ninguna idea monta una empresa de informática porque ve que ese sector mueve mucho dinero. Es lo que ahora llaman un “emprendedor”. Este tío, contrata a su vez gente que tampoco tiene ni idea basándose sólo en el precio, porque claro, alguien que sólo ha hecho un curso cobrará siempre menos (por desconocimiento del sector, porque necesita trabajar en cualquier cosa, porque ha visto que hay demanda de informáticos y se ha metido en esto igual que antes se metían en la construcción…) que alguien que ha dedicado 3 ó 4 años a estudiar una carrera.
Con su labia venderá sus servicios, como si fueran los mejores del mundo, a empresas que tampoco tienen ni idea, pero que están muy contentas por no tenerse que preocupar de contratos, salarios… etc. sin darse cuenta de que existen gastos ocultos que nadie les cuenta, que el riesgo de que algo salga muy mal es muy alto y de que están dejando todos los datos críticos de su negocio en manos de desconocidos mal formados, descontentos por mal pagados y nada comprometidos con la empresa, que hoy están y mañana puede que no. Pero ellos, en su ignorancia siguen tan tranquilos. Si supieran esta realidad se les pondrían los pelos como escarpias…

La mayoría de estas cárnicas desaparecen porque lo normal es que terminen mal con el cliente, pero si tienen la suerte de pillar un buen contrato con el estado, crecerá y crecerá como una bola de nieve y llegará un momento en que se rodeará de un halo de seriedad.
Y aquí entra la tercera variable: la falta de conciencia de grupo que hay en la informática. Los ingenieros con carrera no les quedará más remedio que pasar por el aro y aceptar un contrato basura con una de estas empresas, trabajando codo con codo con lo inútiles que llevan en ella desde el principio y la mayoría de las veces teniéndoles como jefes. Nadie se mueve ni hace nada por echar a estos intrusos de la profesión.
Y para muestra un botón: Una sala; 8 personas pertenecientes a tres empresas subcontratadas por una subcontrata del cliente (o sea, 3 niveles); un técnico de sistemas con una par de cursos Microsoft en una academia; dos programadores java autodidactas;un biólogo; un economista; un licenciado en Historia; dos ingenieros informáticos y un proyecto con tres meses de retraso porque la gente entra y sale de él como Pedro por su casa (se van en cuanto encuentran algo mejor) y todos quemados por la presión.

El mundo de IT es el mundo al revés; los hechiceros trabajando en hospitales, el curandero diciendo al neurocirujano cómo tiene que extirpar un tumor, el peón albañil diciéndole al arquitecto cómo diseñar un rascacielos, el camarero contando al teleco cómo montar una red o el filósofo dando lecciones de programación a un ingeniero informático.
Nadie se imagina los tres primeros ejemplos, pro los dos últimos son de lo más común.
Y lo peor de todo es que no se ve la luz al final del tunel.

Pero no todo es tan negro. También conozco pequeñas consultoras muy serias de gente muy especializada en temas muy concretos (todos autónomos, eso sí) que consiguen sobrevivir diferenciándose del resto con su experiencia, profesionalidad y saber hacer… y no son nada baratas. Pero esa ya es otra historia.

Responder

A mí me hace gracia sobre todo cuando salen esos “premios” anuales que te venden que el banco “XXX” es el mejor lugar para trabajar… claro, si el 90% de la plantilla son subcontratados, te puedes permitir beneficiar al 10% que tienes en nómina con todo tipo de complementos, extras, y servicios, véase plaza de parking, beneficios sociales, guarderías, conciliación “real”, etc. pero las condiciones en las que está ese 90% no se tienen en cuenta para valorar lo realmente “buena” que es dicha empresa.

Y todo esto lo permite el estado, porque no me van a decir que no saben que estamos trabajando cedidos ilegalmente, pero es mejor mirar a otro lado, porque se tendrían que meter con las empresas más poderosas del país para empezar. Y mientras a ti te “chanchullean”, obligándote a cambiar de cárnica cuando les conviene, por supuesto perdiendo tu antigüedad, y posiblemente parte de tu sueldo. Y lamentablemente, denunciar no es opción a no ser que vayas a cambiar de negocio, porque en palabras de un amigo abogado, a lo mejor te llevas un dinero (porque no nos engañemos, conseguir en esos casos que te contrate la empresa cliente, no te va a salir a cuenta, a menos que quieras pasarte el resto de tu vida laboral en un sótano archivando papeles), pero al final este mundo es pequeño y ten por seguro que no volverás a trabajar en el sector.

Eso unido a que muchos ya tenemos familia, nos ata de pies y manos a la hora de actuar.

Permitirme que no sea muy positiva, pero aunque en mi imaginación a veces he soñado con una huelga de informáticos que paralizaría el país por completo, eso es algo totalmente utópico, así que no veo mucha solución al tema.

Gracias por el artículo.

Responder

A los que comentan que no hay más opciones que ir de cárnica en cárnica, sólo quiero comentar que tengo 38 años, empecé a trabajar como informático en el 1997 y sólo he pasado 5 meses de mi vida laboral en una “cárnica”.

Siempre he huido de ellas, incluso he rechazado buenas ofertas económicas. Me he montado mi vida laboral por otra parte.

Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *