Escuela de Informáticos

Si estás en la frontera entre el diseño y la programación web, debes aprender CSS3

CSS3 es uno de los mayores rivales del ya clásico HTML como método para crear páginas web. Las hojas de estilo en cascada, cascading style sheets o CSS por sus siglas en inglés, suponen un recurso de lo más eficiente dentro del mundo de los lenguajes empleados para crear presentaciones adecuadas de documentos de todo tipo escritos en HTML.

Detrás del desarrollo de este novedoso lenguaje se encuentra la idea de mantener separadas la estructura y la presentación de cualquier documento, algo que permite un mayor grado de desarrollo de los estilos y que facilita la tarea de trabajo sobre los archivos del proyecto. CSS3 amplía las posibilidades de todos sus antecesores añadiendo nuevas funcionalidad que se dividen en módulos bajo la forma de documentos independientes, por lo que aprender CSS3 se ha convertido en toda una necesidad para aquellos que quieran dedicarse al mundo del diseño y la creación de páginas web.

Con todo ello, conviene ver de cerca qué se puede hacer contando con CSS3. Este lenguaje permite una gran cantidad de posibilidades a la hora crear estilos y formatos para los documentos que van a aparecer en cualquier soporte virtual, por lo que la calidad de los acabados y la personalización de sitios web es una de las principales tareas que este lenguaje puede desarrollar.

Además, otra ventaja de aprender CSS3 estriba en que este lenguaje facilita la optimización del ancho de banda en las conexiones a Internet, ya que un único selector puede aportar diferentes estilos para muchos elementos de los documentos tratados con él, algo que también se une a la posibilidad de crear un gran número de documentos partiendo de un único archivo de CSS3.

Otras ventajas de CSS3 es la capacidad para mejorar notablemente el acceso a los documentos que se crean con este lenguaje, por lo que todos los navegadores, incluso los que se encuentran adaptados a perfiles de personas con limitaciones, encontrarán un medio eficaz de reproducir los documentos creados con esta herramienta.

Por último, la agilización de la actualización de los sitios web es otra ventaja de CSS3, una ventaja que viene determinada por la centralización completa en la presentación del sitio en cuestión.

Reuniendo todas estas cualidades y ventajas, el mundo del diseño web, y de la informática en general, ha encontrado en CSS3 un lenguaje ideal para realizar multitud de tareas en la actualidad. Así, el trabajo sobre webs interactivas y el de su aplicación para dispositivos móviles suelen desarrollarse bajo las peculiaridades y ventajas de este lenguaje, algo que hace muy necesaria la tarea de aprender CSS3 para aprovechar las ventajas que el mundo de la tecnología móvil y el diseño de distintas aplicaciones para ella está arrojando en estos momentos.

Logos de HTML%, CSS3 y JavaScript

Para finalizar, simplemente que sepas que en el desarrollo de HTMl se ha considerado implícitamente que el lenguaje CSS3 está a cargo del diseño. Debido a esto, la integración entre HTML5 y CSS3 ahora es vital para el desarrollo web, y es por eso que cada vez que mencionamos HTML5 también hacemos referencia al lenguaje CSS3, aún cuando oficialmente se trata de dos tecnologías independientes.

Podríamos decir que CSS3 constituye la tercera pata de este tándem perfecto que forma junto con HTML5 y Javascript, y que se ha consolidado como el referente actual del desarrollo web.

 

¿Te ha gustado el artículo? Entonces compártelo con alguien a quien también le pueda gustar.

Opt In Image
¿Te gustaría Aprender a Programar pero no sabes por dónde empezar?
Esto te interesa...

¡Ya está disponible nuestro Curso Online GRATUITO!

2 Comentarios. Leave new

“CSS3 es uno de los mayores rivales del ya clásico HTML como método para crear páginas web …”, esto no puede ser CSS3 es el complemento de HTML5 y no pueden ser rivales.

Responder

Hola Efrain.
Efectivamente, así es. (lo de rivales iba por la forma en la que se solían establecer los estilos antes…).
Pero llevas toda la razón, CSS en un “pseudo-lenguaje” muy potente que permite separar por completo la estructura de una web de su estilo y formato. Con CSS3 podemos hacer auténticas viguerías y cambiar por completo el aspecto visual de una web, de una manera muy sencilla, simplemente estableciendo ciertas propiedades que afectan a los elementos definidos con HTML.
Un saludo!

Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *